Texto de MARIO ARTECA sobre TICKETS DE IDA Y VUELTA

En esta muestra que va desde escritores nacidos en 1970 hasta 1985, el lenguaje poético no es una fórmula, porque el lenguaje, tal como lo conocemos, no formula por sí mismo una escritura.

Si de lo mucho que se puede hallar en Ticket de ida y vuelta, algo de ello es que la escritura no contradice la noción de estilo, pero la completa, y que la invención más prolongada debe dar paso a un sedimento atravesado por un suelo real. Estos jóvenes poetas ecuatorianos construyen una poesía contra la realidad, armada por la realidad. Aquí no hay principio de contradicción, sino simultaneidad de proposiciones. Lo simultáneo en esta muestra es la convergencia de principios con los que el lenguaje poético domina una condición básica de la poesía: la intervención. La poesía borra los vínculos con el lenguaje tal como lo conocemos. La poesía no comunica. La poesía no informa. La poesía remueve el lenguaje hasta ordenarlo en una nueva secuencia lógica. En los surcos del lenguaje narrativo, la escritura poética nos deja conexiones parentales del recurso lógico, recogiendo las sobras de un mecanismo y las traduce en variables de construcción estética.

En estas escrituras hay un paisaje desconocido que parece multiplicar su amplitud, como un origami, un sujeto geométrico expandido, que su vez funciona en una perenne agramaticalidad. De la escritura reflexiva a la urbana, del trabajo de la lengua del códice al chispazo chamánico, en estos textos no se trata de desvalorizar la sintaxis castellana, sino de lograr un funcionamiento asimétrico de los puentes que une el habla con el decir poético. Hay desperdicio, hay porosidad, hay sudación-exudación: existen poemas como organismos vivos.

En Tickets de ida y vuelta se encuentra, como un símbolo móvil que todo lo atraviesa, la palabra vacilación. Podría ser tensión, en un sentido aproximado aunque no exacto. Tampoco sé si se trata de sentido. ¿Quién dice que la poesía debe privilegiar el sentido? Esta muestra, en ese aspecto, intenta responder a ese interrogante con el uso de la digresión, la eficacia, y el palimpsesto. El sentido a veces es fónico, depende de cuánto arriesguemos en la escritura. Es un salto al vacío que sólo la juventud puede darlo cuando se propone trabajar desde la poesía. Y siempre vivimos cayendo, quiérase o no. De eso se trata.

Mario Arteca

3 Respuestas a “Texto de MARIO ARTECA sobre TICKETS DE IDA Y VUELTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s