Crónicas bolivianas

 Las mascotas de la feria y yo

Cómo puede ser, que el tarot de Barney te llevó a La Paz,

y que no hayas conseguido majadería?

Gianfranco Rolleri consiguió hasta en La Habana…

qué está pasando contigo?

-ANDRÉS VILLALBA BECDACH (Tush)-

 Después de un viaje horrible (15 horas entre aeropuertos y avión, sin fumar, una pesadilla, de haber tenido supositorios de nicotina en mi maleta, no hubiera dudado en metérmelos en el culo) llegué a Bolivia para la feria del libro de La Paz. Ya en El Alto, un frío tenaz (pero ya fumando) aprendí un poco del dialecto coya con mi taxista, quien de paso me enseñó los chongos que quedaban en el trayecto hasta el hotel.

Después de una ruca reparadora y de un desayuno de puma, me mandé a cambiar para el recinto de la feria. Me tomé una foto con unos tipos disfrazados de cebra que -por alguna bizarra razón- eran la mascota oficial de la feria… lo perturbador es que sentí que una de las cebras me tocó el culo. Ahí me hice amigo de los editores de Holograma, País y Muela del Diablo, editoriales bolivianas que me regalaron libros muy buenos. Antes del viaje, mi conocimiento de literatura boliviana era cercano al cero absoluto, solo Jaime Sáenz, pero con el cargamento de libros que me traje, ya podré empaparme con ella. De momento, mi mayor descubrimiento fue la obra de Victor Hugo Viscarra, con su Chaqui fulero (cuando llegué, Borracho estaba pero no me acuerdo ya se había agotado).

La calle de las brujas, Sagárnaga

En la noche tuve mi primera lectura. En teoría, era la presentación de Miss O’ginia, pero opté por leer también textículos de mi primer libro, Los Ganadores y Yo, y del que estoy por publicar en una editorial cartonera paraguaya: Escúpeme en la verga. Al ser domingo en la noche, la asistencia a mi lectura fue bajísima, menos de diez personas, de las cuales unas 3 se fueron cuando leí mi poema inspirado en Hitler…

Después de la lectura me mandé una borrachera mediana con los poetas camba donde siguió el intercambio de libros y traumas (tenemos las mismas taras y los mismos vicios, se la pasó del puta madre con ellos, magnífica calidad humana y deliciosa conversación).

Feto momia de llama (le puse de nombre Pepe Pancho)

La mañana siguiente la invertí en buscar una oficina donde meterme harta biela para la resaca. En mi búsqueda llegué a la Sagárnaga, la calle de las brujas, donde compré un feto momia de llama… mi intención era regalárselo a cierta individua para ver su cara de asco ante horrenda monstruosidad, aunque no era necesario traerle un animal muerto: ella es la dueña de mi verga y eso es suficiente cadáver.

Luego harta cerveza marca Judas (así se llama…tóxica al máximo) y de ahí a mi segunda lectura, el conversatorio sobre poesía lésbica sudamericana… para sorpresa mía, ese rato me enteré que el evento había sido modificado y que ahora se trataba de un recital de poesía bizarra… más claro, me hicieron preparar mi ponencia por las huevas, pero al menos la lectura de la antología Voces para Lilith me sirvió para conocer registros poéticos distintos y conocer la obra de algunas autoras muy interesantes.

Esta lectura con las poetas Melissa Ghezzi (Perú) y Rosario Aquim (Bolivia) contó con buena asistencia y salió perfecta, aunque tuve que salir antes de que concluya a presentar la exposición “El sagrado matrimonio” de Diana Armas.

Luego más cerveza y a preparar maletas. Hubiera querido quedarme más tiempo, pero el Ministerio de Cultura solo me asigno para esos dos días. En todo caso, la pasé genial y agradezco al Ministerio, a Verónica Mora, agregada cultural de la Embajada de Ecuador en Bolivia, al personal del hotel Río Selva Aranjuez (un servicio de lujo), a los organizadores de la feria y a los poetas con los que compartí alcohol.

Con el poeta camba Federico Morón

Solo hubo dos cagadas durante mi estancia: no haber podido conseguir perica boliviana (de allí el epígrafe de mi brother Tush para este artículo) y que los mugres policías de aduana del aeropuerto de El Alto me confiscaron mi momia feto de llama, pues dicen que sacar eso del país constituye un delito).

De aquí solo me resta presentar mi informe, cobrar el cheque y de una para la playa, al festival internacional de poesía Sumpavive a pasar mi cumpleaños treinta bielando con panas ebrios mientras contemplamos montuvias en tanga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s