Sobre No-body de VINICIO BASTIDAS (pineal)

Texto leído en la presentación de la obra de Vinicio, en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito (Antiguo Hospital Militar) el 7 de noviembre del 2013.[i]

Echaos para atrás: el olor a la pintura no es sano.

–  REMBRANDT.

Vinicio Bastidas

Vinicio Bastidas

La psicología del color –en su versión wikipédica- nos miente descaradamente al equiparar las tonalidades blancas con luminosidad y pureza, pero el pueblo Inuit sabe que el infierno es blanco como el semen, el glaciar y los no-cuerpos de Vinicio Bastidas (Quito, 1971).

Es un hecho clínicamente comprobado que la sobredosis de blancura conlleva una incineración momentánea de la retina, truco utilizado por Gaspar Noé en la secuencia final de “Irreversible”. Sospecho que el cambio de paleta que apreciamos en la nueva obra de Bastidas –quien pasó de coloridas relecturas de Caravaggio y Velázquez, al blanco más sórdido- busca el mismo efecto. Enfrentarse a la austeridad cromática y su suciedad de luz negra como cuando la boca humana se confundía con el ano durante sus fases purulentas de mórula, blástula y gástrula.

Antropomórfos y parcialmente ciegos, carecemos de la glándula pineal –o tercer ojo- del pacífico tuatara neozelandés (Sphenodon punctatus), y esta pérdida nos convierte en bestias incompletas y temibles.

Me esfuerzo para distorsionar la cosa mucho más allá de su apariencia normal; pero al tiempo que la distorsiono quiero obligarla a dar testimonio de la apariencia que es realmente suya.

–    FRANCIS BACON.

Con Eddy Paucar y el Licenciado Wilson Paccha... si así de feos somos sobrios,no se diga ebrios...

Con Eddy Paucar y el Licenciado Wilson Paccha… si así de feos somos sobrios,no se diga ebrios…

Sin embargo, algunos hombres conservan vestigios del iris primigenio. Ellos son los encargados de financiar protervas sectas o de construir desde las lagañas de la realidad.

A esta raza reptiliana pertenece Vinicio Bastidas, quien al exponernos a la más blanca de las mutilaciones, denuncia el frío que padecen las extremidades fantasmagóricas de nuestra filogénesis babeante en el exilio, aquella a la que pertenece todo aquel que deconstruya los discursos falaces de Lo Blanco. 

Fernando Escobar Páez


[i] Sugiero degustar la obra de Bastidas al ritmo del disco Ænima de Tool… los tuataras también rugen allí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s