Mi mantra

mestrual dreamer

Una mujer preñada es foco de alerta pública, un bochorno
familiar. La gente la ve y piensa : «Se la metieron».

FERNANDO VALLEJO

 

Sospecho que su embarazo es ectópico, que fue sodomizada por el hippie puerco al que llama «mi amor» y que el feto se alberga en algún lugar de su trasero. Esa cosa tiene pocas probabilidades de sobrevivir, pues el ph (potencial de hidrógeno) del ano humano es demasiado ácido como para permitir el normal desarrollo del embrión. Recuerdo como si fuera ayer la vez que le metí el dedito y me lo llevé a la nariz. Olía mal.
Debería haber cauterizado sus orificios cuando supe que me iba a abandonar, hace dos años, la última vez que se quedó dormida en mis brazos. Pero no lo hice. Me negué a aplicarle mis conocimientos de soldadura autógena porque la quería, y es evidente que si estoy pensando en la nueva vida que germina en su orto es porque todavía la extraño.
Como Ella interpuso una orden de restricción contra mí, es demasiado tarde para arruinar su preñez con procedimientos metalúrgicos, así que tendré que conformarme con inducirle un aborto espontáneo a través de
mis poderes telepáticos.
Hoy mi mantra se halla debilitado, pero sé que si dejo de beber por un par de semanas mi OMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM llegará a ella y una orgía de fuego fatuo le dejará el ano hecho chicharrón, impidiendo ese nacimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s