Alan Moore: arte y anarquía para revivir la magia (CartóNPiedra, 23/08/2015)

por Fernando Escobar Páez

Portada_Angeles_Fosiles_Alan_Moore_prensa-2-9fda2

El fascismo, que se basa en conceptos místicos como la sangre y el volk, se entiende mejor como religión que como postura política, dado que toda política se basa en una forma de razón, aunque sea una equivocada y brutal. Esa idea común de que hay que estar todos unidos en una sola fe, en una sola creencia, de que en la unidad (y por tanto en la uniformidad) está la fuerza, parece la antítesis misma de la magia, que si algo es, es claramente personal, subjetiva y perteneciente al individuo, a la responsabilidad que tiene toda criatura con uso de razón de alcanzar el entendimiento de sí mismo y, por tanto, de hacer las paces con Dios, con el universo y con todo. Así pues, si podemos afirmar que el fascismo es el equivalente político más cercano a la religión, ¿acaso no se podría decir que la magia tiene un parentesco más natural con la anarquía, que es lo opuesto al fascismo?

ALAN MOORE, “Ángeles Fósiles”.

Tradicionalmente vilipendiada por disciplinas y tradiciones hegemónicas de occidente, la magia ha encontrado en el novelista gráfico Alan Moore a uno de sus principales ideólogos y –muy probablemente- al único escritor contemporáneo capaz de transmitir de forma amena y didáctica los saberes arcanos al gran público.

Considerar a este británico de larga melena y barba bíblica como un gran maestro de la magia a la usanza de John Dee[1] es apresurado, pero los trabajos escritos y espirituales de Moore han aportado más al mundo de la magia que la parafernalia de ilusionistas pop estilo David Copperfield o Steven Frayne, cuyos espectáculos televisivos son diseñados para enriquecer a empresarios adictos al neón, quienes han vaciado de significado al acto mágico.

El leitmotiv de su obra Ángeles Fósiles es que la única opción para que la magia sobreviva en la actualidad es abandonar sus pretensiones victorianas de convertirse en religión absolutista o en ciencia racionalista, pues desde un inicio la magia estuvo ligada al arte y hacia allí debe regresar.

“El Diablo”, ilustración de Eliphas Lévi. La antorcha situada entre los cuernos del macho cabrío, simboliza el saber. El caduceo, a su vez, representa la vida eterna y los pechos la humanidad. Los dos brazos, uno masculino y otro femenino, simbolizan las ciencias ocultas. Tomado de http://www.lafelguera.net

“Ángeles Fósiles” surgió el año 2002 como un ensayo para la revista Kaos, pero esta dejó de publicarse y Moore se quedó con el texto en las manos. Lo cedió gratuitamente a varios fanzines de contracultura, pero jamás había sido publicado en formato libro, hasta el 2014, donde la irreverente editorial española La Felguera asumió el riesgo de dar a luz este texto polémico y a ratos hilarante, donde Moore condensa su pensamiento mágico y filosófico, sin excluir de sus páginas apuntes sobre diversas inquietudes políticas y estéticas, además de cargar con furia contra los masones “desharrapados, perroflautas de Pan y su hinchada hermética, proletarios pro-lémures, aspirantes a wiccanos y el Templo de los Cuarentones Psíquicos”[2],  a quienes considera como lastimosos y nocivos seres más cercanos a la franquicia Disney que a los misterios del ocultismo.

El enigmático título de Ángeles Fósiles, proviene de un cuadro pintado por la actriz Marjorie Cameron, quien fungió de Mujer Escarlata en la película de Kenneth Anger “Inauguration of the Pleasure Dome”[3]. La contradicción que encierra el nombre de la pintura de Cameron dio pie a esta reflexión de Moore sobre la postración de la magia contemporánea, la cual se encuentra calcificada pese a su naturaleza prodigiosa.

Para sus detractores, la magia de Moore es un mero juego intelectual y basada en la provocación en cuanto reniega de la vertiente dominante inspirada en rituales tomados de la masonería. Esto le ha valido ser tachado despectivamente como chamán mainstream y dibujante mistagogo, pero la compleja obra de Moore, cargada de humor y un profundo conocimiento filosófico e histórico, basta para echar por tierra dichas afirmaciones.

11255786_396304080561232_4556730660362417568_n

Alan Moore (1953, Northamptom, Inglaterra) hizo de la rebeldía una forma de vida desde su adolescencia, siendo expulsado del colegio en repetidas ocasiones, a fines de los 70’s empieza a colaborar con viñetas para publicaciones musicales con el seudónimo de Curt Vile. Al poco tiempo gana relevancia como dibujante, pero prefiere centrarse en la escritura de guiones iconoclastas y dejar el trabajo artístico en mano de diversos dibujantes de su confianza.

Ya a mediados de los años 80’s es contratado por la gigante estadounidense DC Comics, con quienes mantendría una tensa relación de trabajo debido a  que dicha empresa se apropiaba de los derechos de autor y regalías de su trabajo. Factor no menos importante fue la constante censura que sufrían algunas de sus historias, las cuales eran vistas por los ejecutivos como poco comerciales, abordaban temas polémicos o eran demasiado innovadoras en aspectos formales. Moore trabajaba varios proyectos de forma simultánea y en su actividad febril de los 80’s surgen dos de sus obras icónicas: “Watchmen” y “V for Vendetta”[4].

Negarse a abandonar su Northampton natal, sus continuas disputas con editoriales y las subsecuentes rupturas de contratos millonarios, así como su intento por formar una especie de sindicato junto a otros artistas gráficos británicos, lejos de cerrarle las puertas motivó a Moore a tomar el control total sobre su trabajo, asumiendo al anarquismo como único posicionamiento político posible.

Según Moore, la anarquía no es una patente de corso para el caos y el individualismo, por el contrario, anarquismo implica asumir la responsabilidad de nuestros propios actos para dejar de depender de un Estado opresor que no respeta la diversidad de pensamientos. En contraposición al anarquismo mooreano, tenemos al judeocristianismo y al que Moore considera el principal heredero del monoteísmo: el fascismo clásico, que bajo la muletilla de “la unión hace la fuerza” cometió las mayores atrocidades del siglo XX. El anarquismo entendido como evolución y fuerza natural, tal como Moore lo expresa en esta entrevista del año 2007 para el fanzine “Strangers in a Tangled Wilderness”, texto recuperado en el brillante prólogo que realiza el escritor Servando Rocha para la primera edición en español de Ángeles Fósiles:

La anarquía, casi empieza con el principio de “en la diversidad, está la fuerza”, que tiene mucho más sentido desde el punto de vista del mundo natural. La Naturaleza, y las fuerzas de la evolución –por supuesto, si te ha tocado vivir en un país donde aún se siga creyendo en la evolución- en realidad no considera necesaria la idea de “en la unidad y lo uniforme está la fuerza”. Si quieres hablar sobre especies que han conseguido el éxito, entonces hablemos de los murciélagos y las cucarachas. Hay miles de variedades diferentes de murciélagos y cucarachas. Ciertos tipos de árboles y arbustos se han ido diversificando de forma tan espléndida que tienes a miles de ejemplos de esas especies básicas. Si lo contrastamos con los caballos o los humanos, sólo tendremos un tipo básico de humano y dos o quizá tres de caballos. Bajo términos del árbol evolutivo estamos demasiado al descubierto, con las ramas al desnudo. El programa al completo de la evolución parece ser la diversificación, porque en la diversidad está la fuerza.

Alan Moore y Glycon.

Alan Moore y Glycon.

Alan Moore considera que las historietas de cómic son herederos de los ideogramas y jeroglíficos que en la  antigüedad eran usados para registrar las epopeyas de líderes tribales y dioses, idea compartida entre otros por el celebérrimo experto en mitología y religión comparada Joseph Campbell. Ergo, no sorprende que desde los años 90’s gran parte de la obra y actividades de Moore tengan a la magia como hilo conductor.

El devenir místico de este artista que se autodefine como un “traficante de ficciones y realidades” inició al cumplir los 40 años, cuando anunció formalmente que había decidido convertirse en Mago del Caos[5] y adorar a Glycon, un extraño dios serpiente con cabeza vagamente humana y desordenada melena –muy similar a la que lleva el propio Moore-, cuyos únicos rastros se han encontrado en las costas del Mar Negro y en escritos de Luciano de Samosata, quien afirmaba que dicho “dios” no es más que un títere del hereje Alejandro de Abonuteicos.

Que Glycon haya sido un fraude o un culto real es secundario para Alan Moore, quien encuentra en la simpática serpiente a un equivalente válido a Jesucristo. Todos los dioses no son más que ideas que cobran vida en cuanto nuestra experiencia subjetiva nos diga que existen en un plano real. Pero toda idea llevada con fanatismo se vuelve peligrosa, así que Moore escogió a Glycon como deidad tutelar porque desde su denostada condición de parodia de un dios es incapaz de inducirle a creer en absolutos.

Tras este escandaloso ingreso al mundo de la magia se esconde toda una filosofía y un proyecto que busca reivindicar a esta “ciencia paleolítica” como arte sanador para nuestra civilización.

Las doctrinas endebles no podrán escaparse de los argumentos depredadores, esbeltos y de dientes afilados. Dogmas ancianos y mastodónticos, descendiendo por la cadena alimentaria, quedándose sin fuerzas y desplomándose bajo su propio pese para acabar devorados por viajantes de antigüedades carroñeros, convertidos en lugares donde esas zumbonas moscas de los chats pueden poner sus huevos.[6]

La propuesta de Alan Moore para la magia del siglo XXI es que se despoje de rituales y disfraces estrafalarios cuya única función es nostálgica, conservar la parafernalia implantada por S.L. McGregor Mathers y deformada por el “fascista mágico” Aleister Crowley implica que la magia siga estancada en guetos de organización vertical, donde prima el egoísmo por sobre la creatividad. En el breve repaso histórico de la magia occidental tampoco sale bien librado el cabalista Eliphas Lévi, cuyos aportes Moore considera sintéticos pero orientados hacia la mera archivología de saberes.

Cabe mencionar que durante su obra noventera como novelista gráfico, los trabajos mágicos Crowley fueron una influencia decisiva para Moore, pero la evolución de su pensamiento ha hecho que termine por desechar muchos de sus aspectos rimbombantes y autoritariamente psicóticos para quedarse solamente con su faceta de escritor y artista.

Moore considera más vital la magia del científico renacentista John Dee, quien si bien nunca encontró la ansiada piedra filosofal, realizó aportes concretos al mundo de la magia como son el redescubrimiento del “lenguaje de Enoch”[7] y las primeras crónicas detalladas de experiencias mediúmnicas.

John Dee y Edward Kelly invocando a un muerto. Tomado de www.lafelguera.net

John Dee y Edward Kelly invocando a un muerto. Tomado de http://www.lafelguera.net

La necesidad de abandonar todas estas escuelas caducas no debe conducir al mago ni hacia el fascismo de la religión organizada, la cual es de naturaleza represiva; ni hacia el frío racionalismo de la ciencia, pues el objeto de estudio de la magia no es cuantificable ni válido dentro de postulado científico alguno. Además, la magia jamás cumplirá con el requisito de la neutralidad exigido por la ciencia, tiene una personalidad compleja, trabaja con un material indócil como es la conciencia y hasta sentido del humor.

Para afrontar esta problemática Moore afirma que la magia debe regresar a sus orígenes chamánicos, la época primigenia donde las artes fueron inventadas como medio de comunicación entre el chamán y la tribu.

La literatura, por su parte, está tan intrínsecamente relacionada con la sustancia misma de la magia que en la práctica las dos se pueden considerar la misma cosa: conjuros y conjugaciones, ensalmos bárdicos, grimorios y gramáticas, magia en el sentido de “enfermedad del lenguaje” que es como la describió sagazmente Aleister Crowley. Odín, Thoth y Hermes: dioses de la magia y dioses escribas. La terminología de la magia, su simbolismo, sus conjuros y evocaciones, son casi idénticos a los de la poesía. En el principio estaba la Palabra.[8]

Book trailer para la edición de Ángeles Fósiles de Alan Moore por La Felguera Editores.

La danza, los jeroglíficos, los disfraces, la música y sobre todo la palabra fueron creadas para que el chamán transforme la conciencia de su pueblo para obtener la sabiduría de la naturaleza. Los bisontes dibujados en las cuevas de Altamira están allí porque a través de ese dibujo se anunciaba a los cazadores que aquella zona era rica en recursos, la Venus de Valdivia fue diseñada con formas turgentes para incitar al coito y que la tribu crezca en número.

La magia fue la madre de las artes, ahora debe integrarse como una rama de estas para sobrevivir, pues solo dentro del mundo artístico encontrará la libertad para crecer, algo que le está vedado dentro de los campos de lo religioso y de la ciencia. El mago – artista debe ser capaz de producir una obra concreta u artefacto que pueda ser compartida con su comunidad, caso contrario se caerá en el sectarismo que ha desnaturalizado el origen de su poder.

No todo mago está capacitado para ser artista, por ello sólo sobrevivirán aquellos que tengan una obra realmente fuerte, capaz de imponerse mediante una suerte de selección natural artística a aquellas obras carentes de ingenio. Visionarios como William Blake, H.P. Lovecraft, Marcel Duchamp, los pintores prerrafaelitas, Hieronimus Bosch, Arthur Rimbaud, lo supieron y –actuando como chamanes- con sus obras generando una retroalimentación entre ambas disciplinas, propiciando terribles bellezas y una mejor comprensión del universo por parte de la humanidad.

“Satanás incita a los ángeles rebeldes”, WILLIAM BLAKE, 1808. Tomado de http://www.lafelguera.net

[1] Científico y ocultista británico del siglo XVI.

[2] MOORE Alan, ibídem, cita modificada, pag 66.

[3] Mujer que al mantener contubernio carnal con el príncipe-sacerdote llamado La Bestia dará paso a un nuevo Eón o era de Conciencia Absoluta.

[4] Enumerar la lista de proyectos de Moore sería larguísimo, pero destaco a “Promethea”, su heroína de un universo paralelo que a través de sus aventuras recibe una introducción hacia la magia, y a “The League of Extraordinary Gentleman”, cuyos personajes son extraídos de novelas clásicas de H.G. Wells, Julio Verne, Robert Louis Stevenson, entre otros. Ambas obras son de finales de la década de los 90’s.

[5] Escuela heterodoxa de la magia post-moderna, basada en el uso libre y pragmático de cualquier sistema de creencias de los practicantes. Esta corriente luego sería abandonada por Moore, quien con los años la consideraría insuficiente para responder sus inquietudes espirituales y artísticas.

[6] MOORE Alan, ibídem, pag 106.

[7] Lenguaje supuestamente enseñado por los ángeles Gabriel, Uriel y Rafael a Dee, quien afirmaba que esa era la lengua que hablaba Adán antes del pecado original.

[8] MOORE Alan, ibídem, pag 129.

Link del texto original:

http://www.telegrafo.com.ec/cultura/carton-piedra/item/alan-moore-anarquia-y-arte-para-revivir-la-magia.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s