Epitafio: Scott Weiland más allá del grunge (CartóNPiedra, 20/12/2015)

por Fernando Escobar Páez.

Scott-Weiland-is-Confused 

Lo cómico es que mientras mejores eran las críticas, menos discos se vendían. Inicialmente éramos una banda popular, pero comenzamos a experimentar más. Nos aburrimos del rock básico, así que, empezamos a escuchar más pop oscuro y probar cosas distintas. Hubo un período cuando realmente odie al rock.

Scott Weiland, Rolling Stone (2004)

Con el reciente deceso de Scott Weiland, (octubre 27, 1969-diciembre 3, 2015) el rock alternativo de los años noventa pierde a uno de sus últimos buques insignias… aunque el naufragio de Weiland empezó desde su pubertad. Hijo de una pareja de surfistas, su primer nombre fue Scott Richard Kleine, pero fue adoptado por su padrastro, quien le dio su apellido, Weiland, y una educación católica. De niño, Scott llegó a destacar en la práctica del fútbol americano. A los doce años fue víctima de abuso sexual por parte de un compañero de colegio, hecho traumático que lo condujo hacia la politoxicomanía y conductas autodestructivas.

Reconocido mundialmente por ser el cantante de los inclasificables Stone Temple Pilots y del megagrupo mercenario Velvet Revolver —fue despedido de ambas formaciones en medio de agrias polémicas— la carrera de Scott Weiland también abarcó diversos proyectos paralelos y discos solistas bizarros, donde echaba mano del jazz, electrónica e incluso de villancicos.

Dueño de un amplio registro vocal, su conocimiento de diversos e inesperados géneros musicales para una estrella de rock, pero por sobre todo su irreverencia, le permitían a Weiland cantar lo que quisiera… siempre y cuando su garganta destrozada por las drogas se lo permitiera.

Tan solo no quiero sentirme arrinconado. Cada vez que me siento encerrado en una caja, solo quiero gritar. Mi reacción más visceral es atacar. Es un personaje distinto en tarima: hay toda una sexualidad oscura que es completamente diferente a mí. Sabes, no dejo que nadie sepa quién realmente soy.

Scott Weiland, Rolling Stone, 2004

Weiland nunca se sintió cómodo con la etiqueta de ‘ícono grunge’, siempre se asumió como un rockstar a la antigua usanza: destrozando habitaciones de hotel, enfrentándose con la Policía, en perpetuo estado de luminosa intoxicación, odiado por los medios pero rodeado de una legión de incondicionales dispuestos a festejar todas sus salidas de tono. Un fetiche característico de Weiland sobre el escenario era usar un megáfono con efectos para distorsionar su voz, aunque dicho aparato en más de una ocasión se convirtió en objeto contundente para agredir físicamente a sus fans.

Su relación con varios de sus contemporáneos de la escena de Seattle como Kurt Cobain, Layne Staley, Mark Lanegan, Eddie Vedder y Chris Cornell[1], fue ambivalente y no exenta de polémicas gratuitas.

Al mismo tiempo que las letras de Stone Temple Pilots[2] eran satíricas y sus declaraciones políticamente incorrectas, en la intimidad, Weiland sentía afinidad con la depresión noventera, y admitía respetar el mensaje político de Bob Dylan, The Clash, John Lennon, entre otros, y que la supuesta inquina que sentía contra el activismo político de izquierda de Eddie Vedder no era más que un juego mediático y ganas de fastidiar.

Esta actitud un tanto esquizoide hacia sus contemporáneos se explica desde las propias inseguridades de Scott Weiland, quien fue diagnosticado con trastorno bipolar, y por la desmesurada cantidad de drogas que ingería.

Scott_weiland!

Si Kurt Cobain se adelantó a Frédéric Martel en denunciar que el grunge era “una contracultura que está a punto de convertirse en mainstream”[3] y que se trataba de una invención de MTV y David Geffen para vender más discos, Weiland entendió que no hacía falta volarse los sesos con una escopeta para dejar en claro aquel carácter mercantil de la etiqueta grunge. Weiland optó por recurrir al humor y la autoparodia en canciones como ‘Big Bang Baby’, ‘Hollywood Bitch’ y ‘Hickory Dichotomy’, donde lanza puyas por igual a los atormentados artistas grunge y de la industria cultural que lucra con sus depresiones.

Salvo en su primer disco con los Stone Temple Pilots, Core, la influencia del grunge en la discografía de Weiland y sus bandas fue sobredimensionada por seudo periodistas incapaces de salirse del cliché, ocultando las verdaderas raíces musicales del difunto artista: glam británico a lo Bowie/T–Rex, rock psicodélico con The Doors y Led Zeppelin, e incluso una veta country vía Glen Campbell.

Desde la apropiación del grunge en Core (1992), hasta el bossa nova recurrente en Shangri-La Dee Da (2001), pasando por el hard rock de Purple (1994), la sicodelia de Tiny Music… Songs from the Vatican Gift Shop (1996), y el pop abrasivo de No. 4 (1999)[4], la trayectoria musical de Stone Temple Pilots fue rica en experimentación; no así los dos discos de Velvet Revolver, Contraband (2004) y Libertad (2007), en los que la megabanda, creada a la medida del ego del ex Gun’s and Roses, Slash y del lucimiento de Weiland, se limita a rockear con fórmulas predecibles pero efectivas.

Como solista, Weiland produjo cuatro discos notables, entre los que destacan el oscuro 12 Bar Blues (1998), en el que el cantante, desgarrado en el cenit de su adicción, abandona por primera vez el rock y ofrece un trabajo intimista, y su disco de villancicos, The Most Wonderfull Time of the Year (2011)[5], en el que exhibe sus dotes de crooner[6] y recurre a arreglos orquestales.

El verdadero Weiland era mucho más profundo y sensible que el adicto fanfarrón que aparecía en las portadas de revistas y en las páginas de crónica roja de los diarios. Una muestra de aquello es la tristísima canción pop-jazz ‘Adhesive’, cuya letra está inspirada en el suicidio de Kurt Cobain y en los estragos que las drogas empezaban a hacer en la vida del propio Weiland:

Ain’t the same for you and me

Cartoons like reality dogs and cats and children

The deepest wound is hidden

Ain’t the same for you and me

Comatose commodity the superheroes dyin’

All the children cryin’

Sell more records if I’m dead

Purple flowers once again

Hope it’s sooner. Hope it’s near corporate records’ fiscal year

Down the river, down the river.

Si bien la famosísima balada ‘Sour Girl’ de los Stone Temple Pilots fue escrita a raíz de la separación de Weiland de su primera esposa, el video se basa en la obsesión platónica que Weiland desarrolló durante una de sus múltiples estadías en la cárcel por la serie de televisión adolescente Buffy, la caza vampiros, cuya actriz principal participó en el video y de seguro inspiró varias poluciones nocturnas en el lúbrico cantante. Otro ejemplo de la sensibilidad exacerbada de Weiland fue la polémica ‘Sex Type Thing’, el primer hit de los Stone Temple Pilots. Canción que fue injustamente acusada de machista y de glorificar a los agresores sexuales.

La forma de Weiland de lidiar contra dichos señalamientos consistía en vestirse de mujer y desnudarse sobre el escenario, cubriendo sus partes pudendas con la bandera estadounidense. Esta actitud desafiante y algunas acusaciones de violencia intrafamiliar de parte de su segunda esposa, así como un extraño affaire narcótico sin más penetración que la de agujas hipodérmicas con Courtney Love —viuda de Cobain— repercutieron negativamente en su imagen pública.

La realidad tras la letra de ‘Sex Type Thing’ es la lucha de Weiland por exorcizar el horrendo recuerdo de haber sido él mismo víctima de una violación. Este hecho recién salió a la luz el año 2012, cuando el cantante lo relató en las páginas de su autobiografía Not Dead & Not for Sale: A Memoir.

El título del libro es tomado de un verso de otra de las canciones emblemáticas de los Stone Temple Pilots, ‘Trippin’ on a Hole in a Paper Heart’, que toma prestado un riff de guitarra de ‘Dancing days’ de Led Zeppelin y versa sobre una mala experiencia de Weiland con drogas sicodélicas.

Muchos me critican, muchos hablan de mi adicción. Mis compañeros de banda me han tratado hasta de basura y nadie se ha puesto pensar que no he sido el único adicto en esas bandas. ¿Alguien está seguro de que yo era el único adicto en Stone Temple Pilots o en Velvet Revolver?

Scott Weiland, entrevista con Howard Stern

stone-temple-pilots-1993-mtv-movie-awards-billboard-650

En el momento de su muerte, Weiland se hallaba en plena forma, de gira con su nueva banda (Scott Weiland & The Wildabouts) y tras contraer nupcias por tercera vez hace poco. Sus cuerdas vocales habían recuperado gran parte de la potencia y versatilidad que los agentes desecantes de la heroína les habían arrebatado, e incluso el antiguamente ególatra divo afirmaba estar contento de ya no encabezar los charts musicales y enrumbar su carrera hacia proyectos de corte intimista.

Si bien el fallecimiento de Weiland inicialmente fue atribuido a complicaciones cardiacas mientras dormía en el camión de la gira, en dicho vehículo se halló cocaína, Xanax, Viagra, opiáceos sintéticos, buprenorphina y ziprasidonex, prácticamente el mismo cóctel de drogas que provocaron la sobredosis y muerte del actor Heath Ledger en 2008. Weiland afirmaba que su última recaída en las drogas fue en 2007, durante la gira europea de Velvet Revolver, y que desde entonces su organismo estaba limpio, algo que —dada la pequeña farmacia ilegal con la que fue encontrado— resulta cuestionable.

Como dato anecdótico quedan las frecuentes pero incógnitas estadías de Scott Weiland en Ecuador. El cantante venía seguido a nuestro país para desintoxicarse y visitar a un tío suyo radicado en Quito, a quien el cantante le regaló el disco de platino que recibió por ‘Core’. El trofeo —envidia de cualquier adolescente noventero— era exhibido en la oficina del restaurante propiedad del tío de Scott, ubicado cerca del colegio Benalcázar.

NOTAS

[1] Cantantes de Nirvana, Alice in Chains, Screaming Trees, Pearl Jam y Soundgarden, respectivamente.

[2] El primer nombre de la banda fue Shirley Temple Pussy, pero las reminiscencias pedófilas del nombre —que aludía a la vagina de Shirley Temple, famosa por sus papeles infantiles en el cine de la década de 1930— obligaron a la banda a cambiar primero a Stereo Temple Pirats y luego al definitivo Stone Temple Pilots.

[3] Martel, F. (2011). Cultura Mainstream: Cómo nacen los fenómenos de masas. España: Taurus-Santillana.

[4] Dentro de la discografía oficial de la banda también constan Thank you (2003), Buy this (2008), y Stone Temple Pilots, pero estos discos contienen recopilaciones y su aporte hacia el sonido de la banda es ínfimo.

[5] Sus otros trabajos solistas son Happy in Galoshes (2008), y el disco de covers A Compilation of Scott Weiland Songs (2011).

[6] Intérprete masculino de canciones populares clásicas y baladas diseñadas para orquesta.

Link del texto original:

http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/carton-piedra/34/epitafio-scott-weiland-mas-alla-del-grunge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s